Hoy estamos a 31 de marzo, han pasado quince días después de la suspensión de clases debido a la COVID-19. Para nosotros en México fue una decisión repentina, un sábado por la tarde anuncian que tal fecha se suspenderían las clases dándonos tiempo para poder organizar el trabajo con los alumnos desde casa, al lunes siguiente por la tarde el gobernador del Estado avisa que el día siguiente los niños ya no se presentan y tampoco los maestros ni administrativos; no hay nada planeado, no hay trabajos en casa, no hay un plan de seguimiento, todo es un caos.

El personal del Instituto nos reunimos el martes para planear el seguimiento en casa, aun sabiendo que en nuestras familias existen limitantes tanto en relación con el uso de la tecnología, así como contar con esta.

Esa semana los padres de familia se acercaron al Instituto para recoger los trabajos a realizar durante dos semanas pues en principio se mencionó que con la suspensión de 2 semanas más las dos de vacaciones que ya estaban calendarizadas podría ser suficiente sobre el cuidado para esta pandemia.

El plan de trabajo con las familias es a través de la red social de Facebook, las maestras han creado un perfil de docente y a su vez creado grupos de trabajo donde cada día las familias deben de subir una evidencia del trabajo realizado, ya sea fotografías o videos. El maestro de deporte sube actividades para trabajar en familia, ya sea un juego organizado, calentamiento…

En relación con los niños que tenemos identificado con rezago educativo, la asistente del instituto está acompañándolos con actividades extra; lectura de cuentos, repaso de trazos, comprensión lectora…

Alumnat estudiant des de casa
Alumnat estudiant des de casa
Alumnat estudiant des de casa

Conforme pasaron los días nos hemos dado cuenta de que los ejercicios no son suficiente, hemos tenido que ser creativas, dar un plus para motivar a nuestros niños y es por ello ahora también las maestras suben videos saludándolos, bailando y cantando para ellos, hacen video llamadas, y proponen retos a las familias (por ejemplo: ir en pijama todo el día, ir con un peinado loco, traer los calcetines disparejos…)

Muchas familias se están involucrando, hemos visto en imágenes familias completas no solo mamás si no los papás también, jugando y participando, conviviendo.

Alumnat amb les famílies
Alumnat amb les famílies

¿Por qué por vía Facebook y no por alguna otra plataforma educativa?

Pocas de nuestras familias cuentan con una computadora en casa y aun teniéndola no todos conocen la infinidad de usos que les pueden dar por medio del internet sin embargo nuestras familias si cuentan con un teléfono celular y la red social es muy familiar para ellas.

Hemos tenido algunas dificultades para poder dar seguimiento a ello, casos muy concretos que tienen que ver con la pobreza económica. Aun cuando el gobierno nos ha pedido quedarnos en casa para evitar contagios, la realidad que muchas de nuestras familias no puedes hacerlo desde ya. La mayoría viven al día económicamente, si un día no salen a trabajar ese día posiblemente tampoco puedan comer. El gobierno pide y exige no salir, pero tampoco ha dado una solución a aquellos que necesitan hacerlo y esto genera una dificultad para nosotros puesto que algunos de nuestros alumnos se están quedando solos en casa con sus hermanos que también son menores o abuelos y el apoyo no puede ser el mismo.

El día de ayer han avisado que se extiende la fecha hasta el día 30 de abril, en principio era hasta el 20. Este mismo día hemos iniciado de nuevo con la entrega de todo el material educativo que aun teníamos en la escuela y que necesitamos que los niños tengan en casa (libros de texto, de trabajo, cuadernos). No sabemos cuanto más, no sabemos hasta cuando…

Nos hizo falta un abrazo, un beso, un hasta pronto, un cuídate mucho, un te extrañaré. Solo ya no vimos más a nuestros alumnos, se quedó todo en silencio, la escuela está sola; manualidades incompletas, un cuento sin terminar, un termómetro de conducta sin rellenar, así como un itinerario inconcluso con los niños de Escola Pia de Sarrià.

Lorena González

Directora Instituto José Calasanz